martes, 30 de marzo de 2010

CREENCIAS SOBRE EL ORIGEN DE LA VIDA

Todo el mundo alguna vez se ha preguntado sobre el origen de la vida... ¿Quiénes somos? ¿ De dónde venimos? De acuerdo con las ideas religiosas, no cabe duda de que todos los seres vivos habrían sido creados originalmente por Dios. De esta forma, los primeros ascendientes de todos los animales y de todas las plantas que existen actualmente en nuestro planeta surgieron gracias a esta mano divina. Así, según la Biblia, Dios habría creado el mundo en seis días y el primer hombre habría sido creado a partir de un material inanimado, es decir, de barro; después lo habría dotado de un alma convirtiéndolo así en un ser vivo.
Pero el estudio de la historia de la religión demuestra que ésta creencia no tiene ninguna base científica y es el resultado de la ignorancia y de una visión superficial de la naturaleza que nos rodea.
De igual forma , durante muchos siglos se mantuvo la creencia de que la tierra era plana, que se mantenía inmóvil,etc.. Esa misma observación simplista hacía creer muchas veces a los hombres que diferentes seres vivos podrían brotar directamente, generarse y nacer de un modo espontáneo a partir del lodo, del estiércol, de la Tierra y de otros materiales inanimados.
En efecto, existen antiguas teorías procedentes de Egipto, de la India y Babilonia que nos advierten de esa generación espontánea de gusanos, moscas y escarabajos que surgen del estiércol y de la basura; de piojos que se generan en el sudor humano; de ranas, serpientes, ratones y cocodrilos engendrados por el lodo del río Nilo... Todas estas apariciones repentinas de seres vivos eran interpretadas exclusivamente como manifestaciones parciales de la voluntad creadora de Dios o del demonio.
El transcurso de la historia facilitó que en los siglos siguientes se desenvolviera una nueva teoría enemiga del materialismo: la teoría de Platón. Dicho filósofo de la antigua Grecia sostenía que tanto la materia vegetal como la animal, por sí solas, carecen de vida y sólo pueden vivificarse cuando el alma inmortal, la "psique", penetra en ellas. La teoría de Platón se reflejó años más tarde en la doctrina de otro filósofo de la antigua Grecia, Aristóteles, el cuál formularía una nueva teoría que se mantendría en el pensamiento de los pueblos por espacio de casi dos mil años.
Aristóteles consideraba que los seres vivos, al igual que todos los demás objetos concretos, se formaban mediante la conjugación de un determinado principio pasivo: la materia; con un principio activo: la forma. Es decir, la materia carece de vida, pero es abarcada por el alma que infiltra la vida a la materia y la mantiene viva. Las ideas aristotélicas tuvieron gran influencia sobre toda la historia posterior sobre el origen de la vida. Todas las escuelas filosóficas apoyaron la teoría de Aristóteles sobre la generación espontánea de los seres vivos.
La Edad Media agregó muy poco a esta teoría anticientífica. Las ideas filosóficas sólo se podían sostener si iban envueltas en una capa teológica y si se cobijaban bajo la doctrina de la Iglesia.
Las obras de Aristóteles alcanzaron los pueblos europeos y al principio se estimaron peligrosas, pero tras el transcurso del tiempo la Iglesia se percató de que podría utilizarlas con gran provecho. Se nombró a Aristóteles como el "precursor de Cristo en los problemas de las Ciencias Naturales" y se extendió la teoría de la generación espontánea de los organismos, cuya esencia consistía, a juicio de los teólogos cristianos, en al vivificación de la materia inanimada por el "eterno espíritu divino".
Hoy en día la religión cristiana, continúa sosteniendo que los seres vivos han surgido por generación espontánea a consecuencia de un hecho creador del ser divino y sin ninguna relación con el desarrollo o evolución de la materia.
Hasta aquí llegan las ideas sobre el origen de la vida relacionado con creencias religiosas, más adelante abordaremos temas relacionados con el origen de la vida pero desde un punto de vista más científico.

8 comentarios: